*

Reivindica libro a carnaval de Huauchinango como ritual de libertad

Una fiesta que ha tenido pérdidas por ignorancia, pero que se ha transformado y permite, sin prejuicios, la cohesión social
Domingo, 13 de Mayo de 2018 16:44
|
Leticia Ánimas Vargas

Huauchinango, Pue.- Para reivindicar al carnaval como un  ritual transgresor y de libertad, que al mismo tiempo fomenta la cohesión social y la participación comunitaria, el poeta Miguel Ángel Andrade publicó en un libro fotografías que recopiló durante 10 años en las calles de Huauchinango con la finalidad de revalorar, ver y leer desde distintos ángulos la fiesta de la carne.

El libro fue presentado por el autor y el historiador Guillermo Garrido en un evento que conjuntó la música de huapango y sones de huehues, interpretados por el trío Yankuik Tonalli, a representantes de algunas de las decenas de comparsas que año con año recorren los barrios y el centro de la cabecera antes del inicio de la cuaresma.

Andrade hizo una selección de 63 imágenes que, a decir de Guillermo Garrido, “parecen cobrar vida propia, son el equivalente a 63 mil palabras, bastante lectura”, porque en este caso se cumple con creces el dicho de que “una imagen vale más de mil palabras”.

En su recuento de la fiesta, el historiador detalló las transformaciones que ha sufrido en los últimos años el carnaval en Huauchinango: de ser una fiesta de “viejos”, se lo apropiaron los jóvenes de todos los sectores que, por unos días, les permite hacer a un lado todos los prejuicios sociales. Aunque “se cambió la máscara de palo por el antifaz de tela y el son del tochtli por la banda grupera”.

Sin embargo, por desconocimiento de la importancia de algunos rituales, también ha tenido pérdidas, como la prohibición de la descabezada que sirve para dar inicio al ciclo agrícola por lo que en algunos pueblos indígenas como Cuacuila y Tlacomulco, se sigue realizando, con todo su “simbolismo y respeto”.

La comunidad pone el Xopechtle, se pide abundancia de cosechas, de lluvias. Que se vayan los malos aires y los malos agüeros”. Así que sugirió que al que no le guste la descabezada, que no vaya, pero que se respete la tradición. Porque la prohibición, se hizo a partir de una petición que apenas reunió la suma de 367 firmas.

“El libro de Miguel Ángel Andrade es una colorida irreverencia”, que permitirá a los huauchinanguenses reconocerse, porque la fiesta de la carne para los oriundos de este municipio es “peculiar, muy nuestro, muy huasteco, muy serrano. Es un libro que no sólo informa. Es una crónica que invita a participar en la fiesta”, agregó Guillermo Garrido

La edición, que consta de dos mil ejemplares, fue financiada por el diputado local por Huauchinango, Carlos Martínez Amador.

GJ

Vistas: 1010