*

Cesan a catedrático de la BUAP y sin argumentos le suspenden pago

El investigador de la Universidad de Newcastle, Inglaterra presentó su caso ante agrupaciones internacionales por la violación a sus derechos
Jueves, 14 de Junio de 2018 12:44
|
Claudia Lemuz

Al investigador y catedrático de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Alejandro Barrios Martínez le suspendieron el pago de su salario desde noviembre del año pasado por órdenes de Felipe Burgos Morales, director del Complejo Regional Norte de la BUAP, ubicado en el municipio de Zacatlán, sin que el área central de la máxima casa de estudios le explique por qué también fue retirado de las aulas en las que por más de 17 años ha dado cátedra.Dan levantón a maestro de bachillerato en TeziutlánVIDEO: Acusan a maestro por agresión sexual en primaria de Texmelucan

Ante la violación al Contrato Colectivo de la BUAP y a sus garantías individuales, Barrios Martínez presentó demanda laboral y solicitó la intervención de organizaciones internacionales.

El catedrático que también cuenta con trayectoria en los medios de comunicación, narró que su pago fue suspendido, días después de que a través de su columna “Desde la Barrera”, expuso la venta de plaza en el Complejo Regional Norte, de lo cual ya tenían conocimiento los diputados federal y local de la zona.

Barrios Martínez inició su relación laboral con la BUAP a partir del 21 de agosto del año 2000, de acuerdo con el oficio 6561/00 al que tuvo acceso este medio. Fue en 2008 cuando por acuerdo del rector en turno le otorgaron la “definitividad” de la plaza que tenía asignada en la Unidad Regional Campus Chignahuapan con categoría de profesor investigador asociado “B” de medio tiempo.

Después de la publicación que hizo en su calidad de periodista y ajeno a sus deberes como catedrático, Burgos Morales lo citó en su oficina y le pidió se presentara ante la abogada general de la BUAP, donde fue amenazado por un funcionario de apellido Caritino para que revelara el nombre de quien o quienes le habían informado sobre la venta de plazas en el plantel de la Sierra Norte.

Además de que nunca le giraron un citatorio para que se presentara, ya estando ahí, le negaron la copia de sus declaraciones y lo amedrentaron, diciéndole que había cometido una falta “muy grave”, sin precisarle cual.

El Contrato Colectivo de Trabajo de la BUAP y la Asociación de Personal Académico de la BUAP en la cláusula 94, fracción II, que el citatorio para comparecencia se notificará al trabajador y a la ASPABUAP con anticipación de tres días. En él se le harán saber los hechos o actos que se le imputen, así como el derecho de estar asistido de su representante sindical.

El contrato ya referido, también establece con claridad en su fracción VI que “el término para concluir la investigación administrativa no excederá de 30 días naturales contados a partir de la presentación de la denuncia de la falta cometida por el trabajador”.

Pese a lo anterior, ya transcurrió al menos medio año, y la Oficina del Abogado General sigue sin dar respuesta a Barrios Martínez, quien sigue sin recibir su pago quincenal como catedrático, sin que medie una liquidación o finiquito por los años laborados en la máxima casa de estudios.

Adicional a la demanda laboral, el catedrático también denunció desde el mes de abril ante ministerio público que ha sido amenazado, según consta en la carpeta de investigación 138/2018.

Y, debido a que han intentado coartar su libertad de expresión y obligarlo a que revele el nombre de sus fuentes, también recibió el apoyo del Colectivo Nacional Alerta Temprana de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, que compartió su caso con Reporteros Sin fronteras.

El investigador exige que su caso sea resuelto a la brevedad y confía, dejen de avalar los abusos y excesos de Felipe Burgos en la Sierra Norte, y hagan gala del enfoque humanista recientemente publicitado.

Vistas: 2623